Expertos abogan por la alfabetización en salud para favorecer el autocuidado.

  • La alfabetización en salud contribuye al desarrollo de competencias y habilidades que favorecen el autocuidado responsable y la promoción de la salud.  
  • Un marco óptimo de alfabetización en salud debe combinar modelos de salud adecuados a los procesos educativos y considerar factores sociales, hábitos y comportamientos relacionados con la salud.

Descargar aquí nota de prensa

31 de agosto de 2021. La Asociación Latinoamericana de Autocuidado Responsable (ILAR) ha organizado, desde el mes de julio a la fecha, cuatro seminarios web con el tema central “Reflexiones sobre el autocuidado en tiempos de pandemia”, cuyo propósito ha sido promover un debate constructivo sobre diversos aspectos del autocuidado de la salud. La serie de webinars comenzó con el rol de los profesionales de la salud, siguiendo con el autocuidado digital, el fortalecimiento regulatorio en Latinoamérica y concluyó con un panel de representantes del sector académico, la sociedad civil y organizaciones internacionales, que compartieron ideas sobre intervenciones de autocuidado. La periodista científica Roxana Tabakman fue la moderadora en el último webinar, y resumió el concepto de autocuidado de la salud destacando el rol de los individuos como agentes de la gestión de su propia atención para prevenir y tratar enfermedades, en el contexto de un entorno propicio, seguro y de apoyo, y mencionó que, durante la pandemia de COVID-19, la Organización Mundial de la Salud incluyó las acciones de autocuidado como prioridad, debido a que las medidas de distanciamiento físico y restricciones dificultaron el acceso a los servicios de atención médica. Eva María Ruiz de Castilla, representante de la Academia de Pacientes de Latinoamérica (LAPA, por sus siglas en inglés), se refirió a la escasa investigación que existe en la región sobre la alfabetización en salud, especialmente en los adultos y su vínculo con los problemas de salud pública. “El autocuidado puede generar muchísimas oportunidades para prevención, sin embargo, persisten brechas socioeconómicas que impiden que muchas personas adopten y mantengan estilos de vida saludables. Además, la voluntad política influye en que los sistemas de salud estén basados en la cura de las enfermedades y no en su prevención”. La expositora señaló que se debe pensar en el uso racional de los productos de autocuidado y utilizar el sentido común. Para ello, es necesario que la población sea educada en salud para que pueda tomar buenas decisiones, y contar con el apoyo de los profesionales de la salud, como el farmacéutico, para poder llevar a cabo intervenciones de autocuidado y prevenir o tratar algunas enfermedades sin necesidad de acudir al hospital.  Además, resaltó que el uso de tecnologías de la información y la telemedicina están ayudando a las intervenciones del autocuidado. Mary Guinn Delaney, asesora regional de la Unesco en educación para la salud y el bienestar en América Latina y el Caribe, comentó sobre la alfabetización en salud y el desarrollo de habilidades para el autocuidado. Planteó que la educación en salud tiene muchos desafíos porque ambos sectores -salud y educación - tienen lógicas, dinámicas, paradigmas y, a veces, hasta ideologías distintas, pero que el marco de alfabetización en salud ayuda a integrarlos. “La educación y las intervenciones de salud en el ámbito escolar típicamente han tenido un enfoque en la prevención de la enfermedad o servicios de prevención para mantener un control y un acceso a servicios básicos, considerando los riesgos. Queremos ir más allá de la educación y la promoción de la salud enfocadas en la prevención de riesgos, como las enfermedades de transmisión sexual, la alimentación no saludable, el uso de drogas, tabaco o alcohol.  Debemos identificar elementos para la construcción de habilidades o competencias que son necesarias, no solo para mantenerse sanos, sino para desempeñarse en forma plena en todas las áreas de la vida”, explicó la asesora de la Unesco. Desde su perspectiva, es un desafío adecuar los modelos conceptuales de alfabetización en salud que existen en un marco del funcionamiento típico de un sistema educativo. En ese sentido, el marco de alfabetización en salud debe incluir conceptos de diferentes modelos y tomar en cuenta los factores que inciden en los procesos educativos, tales como los determinantes sociales, las condiciones de salud, los hábitos y comportamientos de las personas. La Dra. María del Carmen Calle, Secretaria Ejecutiva del Organismo Andino de la Salud, mencionó que la evidencia científica debe acercarse a las poblaciones en un lenguaje adecuado, y que es necesario trabajar en conjunto para disminuir las desigualdades entre los países y fortalecer alianzas entre los sectores público, privado, oenegés, organismos supranacionales e internacionales y la sociedad civil a fin de promover y facilitar el adecuado ejercicio del autocuidado en la región, con un enfoque de derechos humanos, género, interculturalidad y el enfoque de Una Salud. El Dr. Carlos Amador, Director de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), presentó un resumen de la respuesta que ha tenido la facultad ante la pandemia para atender a la comunidad universitaria, brindando atención psicológica, pruebas PCR y gel antibacterial, así como aportando estudios sobre el uso de cubrebocas. “La pandemia de COVID-19 ha sido una situación definida por la incertidumbre y nos ha presentado un laboratorio involuntario, no controlado ni planeado, para poner en práctica muchas actividades de autocuidado. Creo que los expertos de la facultad jamás esperaron que esta situación pudiera permitir generar tanta información, experiencia y aplicación de todas las técnicas y enseñanzas que habían venido cultivando y desarrollando en términos de autocuidado. Nos hemos percatado de la importancia de la difusión, promoción y educación en este tema”.  

Si usted desea acceder al video de este seminario virtual, puede hacer clic en este enlace: https://www.youtube.com/watch?v=WpN52_8pzis

 

¡Autocuidado es salud para todos!

###

Acerca de ILAR ILAR es la Asociación Latinoamericana de Autocuidado Responsable, líder en promover el desarrollo del autocuidado responsable como la mejor herramienta para estar y mantenerse saludable, así como de garantizar el acceso a medicamentos de venta libre (OTC). ILAR es miembro de la Federación Global del Autocuidado (GSCF), asociación internacional no gubernamental en relación oficial con la Organización Mundial de la Salud (OMS). Fundada en diciembre de 2001, la Asociación está formada por fabricantes de productos y compañías farmacéuticas líderes en la región, comprometidos con el uso adecuado de medicamentos de venta libre en América Latina. www.infoilar.org
Read more...

Fortalecimiento regulatorio y su impacto en el autocuidado

El jueves 19 de agosto del 2021, tuvimos el honor de llevar a cabo el webinar “Fortalecimiento regulatorio en tiempos de Covid-19 y su impacto en el autocuidado”, con la participación de Dr. Samvel Azatyan de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Dr. José Vicente Coto de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Cristina Mota por parte de FIFARMA y Sandra Ligia González de la Coalición Interamericana para la Convergencia Regulatoria.

Aquí puede ver el video del evento completo.

En el tercer seminario web de la serie “Reflexiones de Autocuidado en tiempos de Pandemia”, se enfatizó el impacto que esta ha tenido para destacar la importancia del autocuidado en la salud. Con base a esto, los ponentes compartieron sus experiencias sobre Reliance, Buenas prácticas regulatorias, así como las oportunidades y estrategias para el fortalecimiento regulatorio en la región Latinoamericana para el acceso a productos de la salud. Con base a esto, los ponentes compartieron sus experiencias sobre Reliance,  prácticas regulatorias, así como las oportunidades y estrategias para el fortalecimiento regulatorio en la región Latinoamericana para el acceso a productos de la salud. Moderado por Juan Thompson, Director general de ILAR, la sesión de “Fortalecimiento regulatorio en tiempos de Covid-19 y su impacto en el autocuidado” abrió con importantes datos sobre los hábitos de salud y autocuidado, resultado del reciente estudio de ILAR realizado en el 2021. El panel dio inicio con la participación del Dr. Azatyan de la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien compartió buenas prácticas de reliance para el apoyo a la toma de decisiones regulatorias, resaltando el rol de las autoridades regulatorias para permitir el acceso a la salud. Posteriormente, el Dr. José Vicente Coto de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), compartió la experiencia del mecanismo de evaluación conjunta de expedientes de medicamentos para Centro América como estrategia de fortalecimiento regulatorio. Por su parte Cristina Mota, de la Federación Latinoamericana de la Industria Farmacéutica (FIFARMA), presentó los Principios para las buenas prácticas regulatorias y oportunidades en América Latina. Para cerrar el panel de presentaciones, Sandra Ligia González de la Coalición Interamericana para la Convergencia Regulatoria, compartió su experiencia sobre las Buenas prácticas regulatorias y el uso de normas internacionales como base para el desarrollo y los retos que existen en el sector de tecnología médica (MedTech). Los esperamos en nuestro próximo evento “Intervenciones de Autocuidado en tiempos de Covid-19" - el 26 de agosto | 2:00 p.m BRA - para el cierre de serie de seminarios dedicados a continuar creando espacios de colaboración para que juntos podamos hacer del autocuidado un movimiento de salud.

#AutocuidadoEsSalud

Read more...
Autoucuidado digital

Autocuidado digital: hacia un sistema híbrido de salud en América Latina

El autocuidado de la salud debe llegar a quienes más lo necesitan, con políticas públicas que faciliten el acceso y la educación de los pacientes para el uso estratégico de las nuevas tecnologías. 

Descargar nota de prensa

12 de agosto de 2021. La pandemia de COVID-19 aceleró la transformación digital en América Latina, potenciando el autocuidado de la salud a través del uso de las tecnologías de información y comunicación (TIC’s) y cambiando la forma como los profesionales de salud ofrecen sus servicios.  A pesar de ser una de las regiones más conectada a internet, hay grandes retos para el autocuidado con un enfoque de salud pública, debido a que una importante parte de la población carece de acceso a internet y a los servicios de salud general. En seguimiento a la campaña “Cuidarme es Salud”, la Asociación Latinoamericana de Autocuidado Responsable (ILAR) llevó a cabo el seminario web “Autocuidado digital”, en el cual expertos relacionados con la tecnología, políticas públicas, el sector de farmacia y la salud pública, presentaron el panorama actual de comportamientos digitales que llegaron para quedarse, incluyendo la salud digital, el comercio electrónico, las redes sociales, el teletrabajo y las experiencias virtuales. El moderador del evento, Enrique Culebro Karam, mercadólogo y máster de tecnologías de la información con experiencia en estrategias digitales para proyectos de salud, mencionó que la pandemia de COVID-19 reforzó la necesidad de practicar el autocuidado responsable de la salud y esto contribuyó a reducir la presión en los sistemas de salud y a prevenir enfermedades. Las soluciones digitales fueron clave para que las personas pudieran tener información relevante para su salud más rápido y para facilitar el autodiagnóstico y monitoreo de afecciones o  de un síntoma a través de apps para la salud. Las TIC’s ayudaron a facilitar y acelerar el seguimiento a pacientes, la trazabilidad de contactos de personas contagiadas y los sitios de vacunación. Además, los cambios regulatorios han permitido un mayor acceso a productos de salud y más rápido, a través de la compra en línea. El internauta latinoamericano antes usaba los medios digitales principalmente para entretenimiento y comunicaciones, pero ahora los utiliza, además, para el cuidado de la salud. Ha encontrado valor en buscar información en internet, poder acceder a profesionales de la salud a través de consultas remotas y cómo dar seguimiento a los tratamientos. Un estudio realizado por ILAR en 2021 encontró que la experiencia digital en América Latina ha sido positiva y permanecerá después de la pandemia. Según el estudio, el 92% de los encuestados consideró la telemedicina como una experiencia positiva y el 85% volvería a utilizar esta modalidad de consulta médica después de la pandemia. Así mismo en la región, muchos buscaron información sobre medicamentos en internet. El 62% de la muestra encuestada buscó en internet los precios de los medicamentos, el 55% sobre su uso correcto, el 47% indagó sobre el prospecto o contenido del medicamento, el 39% sobre los efectos secundarios, y un 28% dónde comprarlo. Solo un 10% no buscó información en línea. Al 82% de los latinoamericanos les resultó más conveniente comprar medicamentos en línea y un 75% prefería el servicio de entrega a domicilio o delivery para comprar medicinas, mientras que solo el 20% prefiere retirar en el establecimiento. La Dra. Omidres Pérez, se refirió a las tendencias de salud móvil, la telemedicina y el autocuidado en internet. Destacó que 500 millones de personas en el mundo acceden a aplicaciones relacionadas con la salud, para el manejo de estrés, ejercicio, hidratación, sueño, medicamentos, controles de glucosa y otras actividades, y que estas ‘apps’ pueden ayudar a incrementar el compromiso del paciente y su adherencia a los tratamientos. En cuanto a la telemedicina, la Dra. Pérez señaló que los profesionales de salud han entendido que la telemedicina es una nueva forma de dar un servicio de salud y que los pacientes buscan que los médicos no solo los atiendan de manera presencial, sino también que les puedan ofrecer esa modalidad a distancia y darle ese valor añadido. “La tendencia mundial es hacia un sistema híbrido de salud. En los últimos dos años y con la pandemia, se aceleró lo que estaba planificado para los 10 años venideros en la industria tecnológica, salud e industria digital. El reto es que todos los profesionales de salud y de las de las áreas de salud involucradas tienen que adecuarse a esta aceleración y ayudar a la comunidad, que ya está viviendo este cambio, a adaptarse de la mejor manera posible y provechosa para todos”, resaltó la Dra. Pérez. Jaime Acosta Gómez, farmacéutico comunitario abordó el tema de las farmacias en línea y compartió los resultados de una encuesta que realizó la Federación Internacional Farmacéutica (FIP) a sus organizaciones miembros sobre farmacias en línea y distribución de medicamentos. Los resultados preliminares de la encuesta realizada en 80 países indican que, el 42% de los países donde hay farmacias en línea no usan recetas electrónicas. Al respecto, se discute cómo comprobar la autenticidad de estas recetas para garantizar un uso responsable de los medicamentos. Otro aspecto es cómo regular que una farmacia en línea venda productos de salud seguros en otros países. Myrna Marti, psicóloga de la Universidad de Buenos Aires, con una especialidad en salud pública y especialista en transformación digital, compartió datos de la agencia global We are Social, que hace estudios de las conductas digitales. Las cifras revelan que un 56.4% de la población mundial está usando internet. El 66.6% es usuario de la telefonía móvil, el 59.5% de usuarios activos de redes sociales y que estamos conectados a internet durante casi 7 horas al día. “Cuando se habla de oportunidades y desafíos del autocuidado para la salud pública, hay que pensar en ese núcleo que no tiene acceso y está relegado de los servicios de salud”, señaló. Por otro lado, los marcos regulatorios son importantes y las soluciones de los países no son homogéneas. En algunos países, se han facilitado prácticas como el uso de las recetas electrónicas, pero en otros, cuando se acabe la pandemia, se acabará la receta electrónica. François Martins, licenciado en Derecho y director de relaciones gubernamentales de Mercado Libre en Brasil, compartió la experiencia de la plataforma de comercio electrónico y consideró como desafíos pendientes, mantener el foco en el usuario y su salud, la necesidad de contar con políticas públicas de acceso al autocuidado y con reglas sanitarias claras y estandarizadas. Entre los desafíos identificados por los panelistas se incluyen: trabajar más en ciberseguridad, protección de datos personales, desinformación, y en el autocuidado en internet. Los panelistas coincidieron que el autocuidado digital es un gran aliado para democratizar el acceso a los productos de autocuidado, promover eficazmente acciones para garantizar que solo se ofrezcan productos lícitos y de calidad y para que el precio se mantenga accesible, apoyar la educación en la población para incrementar la confianza en los servicios de salud que reciben y expandir al mayor número de personas los avances permitidos por las tecnologías.   Si usted desea acceder al video de este seminario virtual, puede hacer clic en este enlace: https://youtu.be/ukLJ_JyHgBU El próximo seminario de la serie “Reflexiones sobre autocuidados en tiempo de pandemia” se realizará el 19 de agosto de 2021 a las 12:00 p.m. hora de São Paulo, con el tema “El fortalecimiento regulatorio en tiempos de COVID-19 y su impacto en el autocuidado”. Para participar puede inscribirse en https://bit.ly/W3Ilareg  

¡Autocuidado es salud para todos!

###

Acerca de ILAR ILAR es la Asociación Latinoamericana de Autocuidado Responsable, líder en promover el desarrollo del autocuidado responsable como la mejor herramienta para estar y mantenerse saludable, así como de garantizar el acceso a medicamentos de venta libre (OTC). ILAR es miembro de la Federación Global del Autocuidado (GSCF), asociación internacional no gubernamental en relación oficial con la Organización Mundial de la Salud (OMS). Fundada en diciembre de 2001, la Asociación está formada por fabricantes de productos y compañías farmacéuticas líderes en la región, comprometidos con el uso adecuado de medicamentos de venta libre en América Latina.
Read more...

Simplificando el autocuidado para una mejor salud

Cuando las personas piensan en el autocuidado, a menudo evocan imágenes de meditación, yoga, tal vez, incluso un fin de semana en un spa. Si bien todos los anteriores pueden técnicamente caer bajo este término, la Global Self-Care Federation (GSCF) propone una visión más amplia del autocuidado y  del impacto que puede tener en las personas. El autocuidado es la práctica de las personas para cuidar su salud, utilizando los conocimientos y la información que tienen a su disposición, en colaboración con los profesionales de salud cuando sea necesario. Cuando se implementa correctamente, generalmente la persona se compromete a realizar seis acciones clave:
  1. Tomar decisiones para un estilo de vida saludable: esto implica estar físicamente activo y comer de manera saludable.
  2. Evitar hábitos poco saludables: lo que implica evitar fumar y el consumo excesivo de alcohol.
  3. Hacer un uso responsable de los medicamentos, tanto de receta como de venta libre: estos que pueden desempeñar un papel clave en para el autocontrol de enfermedades leves o continuas.
  4. Autorreconocimiento de los síntomas: evaluación y tratamiento de los síntomas, en colaboración con un profesional de la salud cuando sea necesario.
  5. Autocontrol: monitoreo de las señales de deterioro o mejoría.
  6. Autogestión: manejo de los síntomas de la enfermedad, ya sea por si sola, en asociación con profesionales de la salud o en compañía de otras personas con el mismo problema de salud.
  Por lo tanto, empoderar a las personas para que administren su salud de manera proactiva es el punto central de la definición de autocuidado que promovemos. Las personas y sus comunidades tienen mucho que ganar si siguen a estos principios. Los beneficios del autocuidado van desde mejores estados de salud hasta un menor gasto para el hogar, lo que proporciona un incentivo financiero. El autocuidado ha ofrecido a las personas una mayor disponibilidad de acceso efectivo a la salud. En primer lugar, sabemos que brinda a las personas los conocimientos necesarios para manejar diferentes afecciones de salud según su necesidad. Además, los costos para las personas y los sistemas de salud se reducen a medida que las personas consultan a su farmacéutico para tratar afecciones leves, por ejemplo. Los desafíos relacionados con COVID-19 que enfrenta el sistema de atención médica, solo se volverán cada vez más acentuados a medida que la población mundial que envejece presenta más casos de enfermedades crónicas y requiera acceso a una atención médica eficaz. En consecuencia, debemos ver el autocuidado como una pieza complementaria en las herramientas de la futura atención médica. El Indice de Preparación para el Autocuidado (Self-Care Index) de la GSCF muestra que el incorporar la prevención, estrategias de alfabetización en salud y el autocontrol a los sistemas y programas nacionales de atención médica, ha demostrado tener ventajas. En Egipto, por ejemplo, se han observado mejoras en la salud pública gracias a una variedad de campañas educativas y de detección de enfermedades. Al mismo tiempo, en Tailandia se han observado beneficios similares, donde los programas de voluntariado en salud de las aldeas han fortalecido la atención primaria de salud a través de la educación y el apoyo al autocuidado durante más de cuatro décadas. Participar en el autocuidado tiene ventajas significativas para las comunidades y los sistemas de salud. Los formuladores de políticas, los profesionales de la industria, las ONGs y los usuarios deben ser lo suficientemente enérgicos y decididos para continuar promoviendo su importancia a fin de cumplir con sus transformaciones.
Read more...
Paner Webinar ILAR 2021

El rol de los profesionales de la salud en el Autocuidado: promoción y alfabetización en salud, retos y oportunidades en la pospandemia

Las políticas públicas en América Latina deben reforzar el autocuidado, la descentralización de los sistemas sanitarios y la dotación de recursos para la prevención de enfermedades. La Asociación Latinoamericana de Autocuidado Responsable (ILAR) realizó el seminario web “Profesionales de salud y autocuidado”, como parte de la campaña “Cuidarme es Salud”. El panel estuvo conformado por el Dr. Hugo Palafox de la Alianza Latinoamericana de Nutrición Responsable (ALANUR, como moderador), la Dra. Magaly Rodríguez de Bittner, vicepresidenta del Foro Farmacéutico de las Américas (FFA), el Dr. José Ramón Martínez, de la Red Internacional de Enfermería Familiar y Comunitaria (Red EfyC), la Dra. Julieth Pilar Uriza, nutricionista dietista e investigadora de la Universidad ECCI, y el Dr. Andrés Duarte Osorio, director del Departamento de Medicina Preventiva y Social de la Universidad Javeriana. El director general de ILAR, Juan Thompson, comentó que “la pandemia de COVID-19 ha destacado la necesidad de elevar y profundizar la discusión sobre el autocuidado como una herramienta que permite empoderar a las personas en América Latina, para mejorar los resultados de salud y optimizar los servicios de salud en la región”. El Dr. Palafox recalcó que el autocuidado de la salud, que incluye la prevención y autogestión de enfermedades, ha sido parte del desarrollo humano a través de la historia, de forma individual y colectiva, y aunque la ciencia ha permitido avances, es importante estar informados y comprender diferentes ángulos para el cuidado de la salud. Los panelistas mencionaron los cambios que emergieron con la pandemia de COVID-19 en el estilo de vida, la alimentación, actividad física, la salud, la creciente demanda de información verdadera y el impacto en la prestación de servicios de salud, pero también cómo se incrementaron los hábitos de higiene y una mayor conciencia en la población sobre el autocuidado de la salud.

caratula video Webinar1 ILAR 2021ver grabación webinar (1 hra)

  La Dra. Magaly Rodríguez de Bittner se refirió al rol y las oportunidades del profesional farmacéutico en el autocuidado de la salud, los retos antes y después de la pandemia, y el plan de acción que están elaborando el Foro Farmacéutico de las Américas e ILAR para promover el autocuidado, la seguridad del paciente y la colaboración entre profesionales de distintas ramas de la salud. “Durante la pandemia, las farmacias han sido clave, incluso, en algunos lugares, para realizar pruebas de COVID-19 y vacunación. El farmacéutico es un profesional respetado por los pacientes, que apoya las campañas de promoción de la salud y es un colaborador en la educación de las personas, a quienes orienta respecto a la práctica de buenos hábitos, el uso correcto de medicamentos de venta libre y que vela por su seguridad” indicó la Dra. Rodríguez. No obstante, añadió, existe una variabilidad en la formación profesional de los farmacéuticos, en las regulaciones y en el acceso de la población a productos y medicamentos de venta libre, dependiendo del país. “Hemos establecido una colaboración entre el Foro Farmacéutico de las Américas (FFA) e ILAR, viendo que hay una creciente necesidad de integrar a los diversos actores de la salud en la región, particularmente luego de la pandemia, para crear un grupo de expertos que nos ayude a decidir y generar oportunidades para proveer programas educativos a los pacientes, reforzar el papel y el compromiso de la profesión de farmacéutico en el autocuidado, y ver cómo podemos compartir con entidades gubernamentales y agencias sanitarias, para desarrollar una alianza, programas y campañas que se puedan promocionar desde la farmacia”. Por su parte, el Dr. José Ramón Martínez Riera compartió su experiencia desde la perspectiva de la enfermería familiar y comunitaria. Explicó que el cuidado de la salud requiere de tiempo, espacio, dedicación, técnica, ciencia, sabiduría, conocimiento teórico y práctico. Pero, a menudo, los sistemas de salud paternalistas, fragmentados y medicalizados excluyen elementos que conllevan a una deshumanización de los pacientes. Subrayó que las soluciones técnicas son parte de la existencia, pero los cuidados y atenciones deben contemplar la dignidad humana. Desde el punto de vista de la enfermería comunitaria, el cuidador profesional requiere una interacción, apoyo y educación para empoderar a la población, facilitar que el ciudadano ejerza su poder para tomar decisiones por sí mismo, a través de la autogestión, autodeterminación, autonomía y autocuidado. Además, es importante la prescripción social de recursos comunitarios, no clínicos, que mejoran los hábitos saludables de las personas, su confianza y estado de ánimo, el aumento de la autoestima y autoeficacia, y que reducen los síntomas de ansiedad, depresión leve y moderada. “El autocuidado es fundamental para desafíos como la soledad y las enfermedades crónicas. Es importante capacitar a los cuidadores familiares para que no afecten su propio cuidado al dedicarse a otra persona”, indicó el Dr. Martínez. El Dr. Andrés Duarte, director del Departamento de Medicina Preventiva y Social de la Pontificia Universidad Javeriana expuso los aprendizajes y retos para el autocuidado desde la óptica del ejercicio médico. Detalló los hechos durante la pandemia y las respuestas que se generaron. Por ejemplo, al inicio no se conocía sobre el virus causal de la pandemia y la comunidad médica mundial no sabía cómo enfrentarlo, surgiendo así mucha desinformación e informaciones maliciosas. Frente a eso, los organismos internacionales, ministerios y organizaciones nacionales diseñaron y pusieron en marcha protocolos de investigación. Un reto fue contar con programas efectivos de información, comunicación y educación para la salud. Adicionalmente, la pandemia ha acarreado incertidumbre, malestar, ansiedad, depresión y violencia intrafamiliar. Como respuesta, surgieron programas de escucha activa y soportes digitales. “La pandemia nos ha mostrado la necesidad de cuidarnos a nosotros mismos y refuerza el concepto de salud que incluye la adaptación a las situaciones y la autogestión, incluido en el autocuidado”. En el ámbito de la nutrición, la Dra. Pilar Uriza Pinzón se refirió a los profesionales de salud, la alimentación saludable y el autocuidado. Presentó estadísticas mundiales sobre malnutrición, cambios en el Índice de Masa Corporal durante la cuarentena, y mencionó las nuevas Guías de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre las intervenciones de autocuidado. Algunas de las conclusiones de los panelistas fueron:
  • La correcta implementación de una estrategia de autocuidado requiere la participación y el apoyo de todos los profesionales de la salud. Además, es necesaria la inclusión del autocuidado en la formación académica de dichos profesionales y su incorporación en los diálogos con los pacientes.
  • El acceso a productos y servicios de autocuidado, con el apoyo y guía de los profesionales de la salud, tiene un impacto altamente positivo en el mejoramiento de la población y en la sustentabilidad económica para los sistemas de salud públicos.
  • Durante la pandemia, los sistemas sanitarios dejaron de lado la atención de otros problemas de salud, incluyendo las enfermedades crónicas.
  • Si se hubieran incorporado líderes comunitarios en los procesos de información, probablemente se hubiera aminorado la incertidumbre y la ansiedad, que inciden en la salud mental.
  • La promoción de la salud es un eje transversal en la sociedad y en la pospandemia, se deben contemplar espacios, hábitos y conductas saludables. En ese sentido, es importante un enfoque desde las Ciencias de la Implementación, para que el conocimiento realmente se vea reflejado en los comportamientos de las personas y el autocuidado.
  Respecto a las políticas públicas en América Latina que favorezcan el autocuidado y la alfabetización en salud en la sociedad, los expositores llegaron a varias conclusiones:
  • La educación o alfabetización en salud es un objetivo central que debe estar impulsado desde las políticas públicas.
  • Es necesario concientizar a los gobiernos de que un ciudadano con acceso a los servicios de salud es un ciudadano saludable, productivo y puede generar ahorros para ser utilizados en el tratamiento de condiciones graves.
  • Se deben destinar recursos no solo para tratar las enfermedades, sino también para su prevención.
  • Es necesario descentralizar la atención en los sistemas sanitarios e incorporar organizaciones de participación ciudadana para que la propia comunidad pueda tener un rol más activo en el autocuidado.
  • Transformar la forma de comunicar y trascender más allá del papel, para que se conozcan las regulaciones y leyes.
  • Invertir en campañas con una comunicación masiva, certera, clara y contundente para evitar que la desinformación siga proliferando sobre la evidencia científica.
   
Acerca de ILAR ILAR es la Asociación Latinoamericana de Autocuidado Responsable, líder en promover el desarrollo del autocuidado responsable como la mejor herramienta para estar y mantenerse saludable, así como de garantizar el acceso a medicamentos de venta libre (OTC). ILAR es miembro de la Federación Global del Autocuidado (GSCF), asociación internacional no gubernamental en relación oficial con la Organización Mundial de la Salud (OMS). Fundada en diciembre de 2001, la Asociación está formada por fabricantes de productos y compañías farmacéuticas líderes en la región, comprometidos con el uso adecuado de medicamentos de venta libre en América Latina.
Read more...
Medicamento sobre counter

¿Sabes cómo usar los medicamentos de venta libre con responsabilidad?

El autocuidado de la salud incluye el uso de medicamentos de venta libre (MVL) para tratar afecciones leves, como dolor de espalda o diarrea. Son un importante recurso para el autocuidado, ya que el número de afecciones que se pueden tratar con el uso de estos medicamentos crece año tras año.1 Los medicamentos de venta libre (MVL), también son conocidos como sin receta o por medicamentos OTC —por sus siglas en inglés—. Son medicamentos aprobados por las autoridades reguladoras para ser adquiridos y usados sin necesidad de prescripción o receta médica. Están destinadas para el tratamiento de síntomas o enfermedades leves y han sido exhaustivamente probados para confirmar su eficacia y seguridad. A continuación compartimos 5 recomendaciones para un uso correcto y responsable de los Medicamentos de Venta Libre. 1. Reconozca e identifique los síntomas que experimenta y quiere tratar: Los MVL son clasificados y aprobados para tratar condiciones específicas, simples y no graves, según su composición e ingredientes activos. Los síntomas que usted experimenta le ayudan a seleccionar adecuadamente el medicamento. Por requerimiento, la etiqueta o prospecto del medicamento detalla los síntomas para indicar el uso aprobado.  Por ejemplo, si es un medicamento para el dolor de cabeza, esto estará impreso en la etiqueta y detalla en los ingredientes aquellos indicados para el tratamiento del dolor. Pero, si además de dolor de cabeza la etiqueta lista otros síntomas como congestión nasal o resfriado, ese medicamento en sus ingredientes tendrá adicional a los ingredientes para el dolor, otro u otros indicados para aliviar la congestión nasal.   2. Solicite ayuda a un profesional de salud para seleccionar su MVL Si bien los MVL no requieren una receta médica, si siente que necesita ayuda puede consultar a un profesional de salud, como preguntar el farmacéutico o llamar a su médico para orientación sobre el medicamento mejor indicado para usted. Para esto, es importante que pueda compartir con su profesional de salud los síntomas que experimenta, si padece de alergias y si está tomando o ha tomado ya algún otro medicamento, de prescripción o venta libre. Esta información permite que su profesional de salud pueda ayudarle a elegir de mejor forma el medicamento de venta libre a utilizar. No dude en hacerle cualquier otra consulta para aclarar dudas sobre dosis, duración o efectos adversos de los cuales estar pendiente, así como el tiempo a considerar antes de visitar al médico. Si está embarazada o amamantando a su bebé, asegúrese siempre de consultar antes a su médico previo a tomar algún medicamento, aun cuando este sea de venta libre.   3. Lea y siga las indicaciones en el empaque o prospecto de su medicamento: Por regulación, los medicamentos de venta libre contienen en su empaque información indispensable, como: composición, recomendaciones de uso y advertencias importantes para estos medicamentos. Esta información puede estar detallada en la etiqueta del empaque o en un prospecto adjunto. El uso responsable implica leer esta información, conocer los ingredientes del producto, las condiciones o síntomas para las cuales está recomendado su uso, seguir las direcciones de uso —quién, cuándo, cómo y con que frecuencia tomar o administrar el medicamento—. Revise también las advertencias como restricciones de edad, condiciones de salud a considerar, posibles efectos a experimentar durante el uso, así como efectos adversos. Puede que usted ya haya usado y tenga disponible alguno de estos medicamentos en casa. Recuerde siempre verificar la fecha de expiración y asegurar que el medicamento esté vigente antes de consumirlo. En caso de que la fecha no esté o no sea legible, absténgase de utilizarlo y obtenga uno nuevo.   4. Identifique otros medicamentos, comidas o actividades a que debe evitar al tomar el medicamento Una de las indicaciones que no puede pasar por alto es relacionada a otros medicamentos, comidas o actividades a evitar durante el tiempo que use este medicamento. El uso con otros medicamentos, en combinación, puede afectar la acción de su medicamento de venta libre ya sea inhibiéndolo o potenciando otros efectos. De la misma forma, consumir dos o más medicamentos con el mismo ingrediente activo podría generar una sobre dosis y afectar su salud. Hay medicamentos que alertan evitar el uso en combinación con cafeína, así como bebidas alcohólicas o tabaco, por mencionar algunos. En cuanto a las actividades, considere estas advertencias para cuidar de su seguridad en el desarrollo de su día, como manejar en caso de que el medicamento pueda generar somnolencia.   5. Complete el tratamiento y asegúrese de consultar a su médico si los síntomas persisten o presenta efectos adversos. El primer punto que mencionamos es reconocer e identificar los síntomas a tratar. Es necesario seguir las indicaciones de uso en dosis, frecuencia y duración indicada. Sin embargo, la respuesta terapéutica o reacción de las personas ante el medicamento, puede variar en cada uno. Esto puede suceder debido a la condición de salud, la genética de cada paciente, las enfermedades preexistentes, a la gravedad de la enfermedad, entre otros factores. Si completado el tratamiento los síntomas persisten o aparecen nuevos síntomas o se agravan, es necesario consultar con el médico para identificar nuevas alternativas o quizá utilizar medicamentos prescritos. Es importante estar atento a los efectos adversos y asegurar de llevar un registro de cuando inicio su tratamiento y el desarrollo durante el uso de su medicamento de venta libre. Ante cualquier duda, o preocupación, consultar su profesional de salud es la mejor opción.   -------- 1 Available at: WHO Consolidated Guideline on Self-Care Interventions for Health | Sexual and Reproductive Health and Rights
Read more...

Mitos y verdades sobre el autocuidado de la salud

Al hablar de autocuidado de la salud puede venir a su mente hacer ejercicio, beber agua o mantener una alimentación saludable. Pero ¿es esto suficiente para cuidar de su salud? ¿Cómo cuidarse cuando aparecen malestares o síntomas leves? ¿Es el autocuidado solamente prevención? Para comprender mejor el universo del autocuidado, Juan Thompson, director general de ILAR, responde para ayudar a aclarar algunos mitos y verdades de esta práctica y promover un autocuidado responsable para un sistema de salud sostenible en América Latina. 1. El autocuidado es una práctica para prevención y cuidado de la salud. VERDAD: El autocuidado definido por la OMS (Organización Mundial de la Salud) está relacionado con un enfoque multidisciplinario para la atención de la salud y la prevención de enfermedades. Adicionalmente a nivel mundial se han establecido 7 pilares de autocuidado que empoderan a las personas sobre cuidado de su salud personal. Estos pilares consideran: la alfabetización en salud, autoconocimiento y autoconciencia de la salud física y mental, actividad física, alimentación saludable, prevención de riesgos (como fumar o beber alcohol en exceso), hábitos de buena higiene y el uso racional servicios y productos de salud, como el uso consciente de medicamentos de venta libre (MVL).   2. La automedicación es una práctica peligrosa. MITO. Es necesario explicar que existen dos conceptos que son utilizados muchas veces como sinónimos, pero que son bastante diferentes: automedicación y auto-prescripción. La automedicación responsable es una estrategia de autocuidado, y permite al paciente utilizar medicamentos de venta libre para tratar afecciones simples. La auto-prescripción, por otro lado, es una práctica irresponsable, en la que el paciente utiliza medicamentos que requieren prescripción o receta médicas por su cuenta y sin supervisión de un profesional de la salud. Los medicamentos de venta libre o sin receta han sido probados exhaustivamente y después aprobados por las autoridades reguladoras para que puedan ser adquiridos y usados por las personas sin necesidad de una receta médica, por su seguridad y eficacia. Estos medicamentos son usados para tratar enfermedades y síntomas leves, como por ejemplo diarrea, gripe, dolor lumbar, entre otras.   3. No debe tomar medicamentos sin antes consultar siempre a un médico. MITO. Los medicamentos de venta libre no requieren una receta o prescripción médica. Un paciente con un síntoma leve, como por ejemplo dolor de cabeza, dolor de espalda o diarrea, puede adquirir estos medicamentos en la farmacia o establecimiento autorizado sin necesidad de tener la receta de un médico. Si necesita orientación, puede consultar al farmacéutico. Consultar a un profesional de salud lo ayuda a tener la información correcta y necesaria para cuidar de sí y evitar consultas innecesarias al médico.   4. Los pacientes deben tomar precauciones al tomar medicamentos de venta libre. VERDAD. Estos medicamentos son seguros y eficaces, están autorizados y recomendados para afecciones puntuales consideradas leves indicadas en el empaque o etiquetas. Sin embargo, deben usarse de forma responsable y consciente. Contar con el apoyo de un profesional de salud, como el farmacéutico, ayuda a resolver dudas referentes al uso, beneficios y posibles efectos adversos de los medicamentos de venta libre. Parte de su rol es informar sobre la forma de administración (dosificación), la duración del tratamiento, el modo de acción del medicamento y las posibles reacciones adversas, contraindicaciones e interacciones con otros medicamentos o alimentos. El farmacéutico también puede ayudar al usuario a identificar el momento adecuado para consultar al médico según los síntomas o la persistencia de estos. La publicidad informativa y las campañas de concientización y educación también son iniciativas positivas para que la población tenga el conocimiento y la seguridad para ejercer el autocuidado y pueda tomar decisiones conscientes sobre su salud.   5. Los medicamentos de venta libre no son efectivos. MITO. El hecho de que no requieran una receta médica no los hace menos efectivos. Por el contrario, precisamente por su efectividad y seguridad han sido aprobados para venta libre. Un estudio encargado por ILAR sobre el perfil de los usuarios de medicamentos de venta libre en América Latina[1], revela que 31% de los usuarios usa actualmente medicamentos de venta libre que ya tiene en casa. Adicionalmente, si un medicamento que anteriormente era de prescripción se vuelve de venta libre, el 27% de las personas se inclinan a usarlo con más frecuencia. Estos son medicamentos que han pasado todas las pruebas que cualquier medicamento requiere, además de haber sido aprobadas para ser administradas de manera segura sin receta médica.   6. Poner en práctica el autocuidado es suficiente para evitar enfermedades MITO. El autocuidado proporciona pautas y recomendaciones para que las personas puedan cuidar, prevenir, mantener y tratar afecciones relacionadas con su salud. Sin embargo, todas las personas pueden padecer síntomas o afecciones que afectan su salud en algún momento de su vida. Para extender el autocuidado, es fundamental la alfabetización en salud, el autoconocimiento y autoconciencia, para que las personas puedan reconocer los cambios o síntomas y actuar tomando las decisiones correctas para cuidarse cuando padecen alguna condición. Es importante conocer los productos y servicios y saber acceder a ellos de forma oportuna.   7. El autocuidado puede generar ahorros y mejorar el acceso a los sistemas de salud. VERDAD. Según el Estudio realizado para ILAR sobre el impacto económico del autocuidado 2, hay un ahorro potencial para los sistemas de salud de aproximadamente USD 1.300 millones. Además, se reducirían pérdidas por absentismo laboral de USD 2.000 millones anuales. Este ahorro sería posible si al menos el 50% de los casos actuales que atienden los sistemas de salud pública por condiciones leves, se trataran mediante el autocuidado, con el uso de medicamentos de venta libre en 5 países de América Latina (Argentina, Brasil, Chile, Colombia México). Este es un importante ahorro de recursos que podrían ser destinados al tratamiento de condiciones más graves, requeridos por la población. Para los pacientes, el autocuidado representa una alternativa para gestionar y cuidar su salud, reduciendo consultas innecesarias al médico que impliquen faltar a su trabajo y potencialmente afectar su productividad e ingresos.  La práctica del autocuidado es también una acción responsable con su comunidad, pues contribuye a liberar recursos en los sistemas de salud y permitir que ese tiempo y atención de los médicos pueda ser destinada a quienes más necesitan.     1 Perfil de usuario de medicina OTC en América Latina .2 Valor económico del autocuidado
Read more...
7 pilares de autocuidado

Los 7 pilares para cuidar su salud cada día

El autocuidado es tomar acciones cada día para cuidar la salud propia, prevenir y tratar enfermedades. Practicar el autocuidado es un estilo de vida, para sentirse bien física y emocionalmente. La Fundación Internacional de Autocuidado (ISF, por sus siglas en inglés) establece 7 pilares de Autocuidado como la base para un estilo de vida saludable:
  1. Alfabetización en Salud
  2. Autoconocimiento y autoconciencia física y mental
  3. Actividad Física
  4. Alimentación Saludable
  5. Prevención de Riesgos
  6. Buena higiene
  7. Uso racional de productos y servicios
  Conozca con más detalle cada uno de estos pilares: 7 pilares de autocuidado 1. Alfabetización en Salud: También conocido como educación en la salud, es la capacidad de las personas para obtener información básica y cuidar de su propia salud, saber en qué momento tomar acciones como consultar a un médico, tratar síntomas leves con medicamentos de venta libre o sin receta o bien llamar a emergencias. Contar con la información sobre la salud personal, poder identificar síntomas, y conocer los servicios y productos a nuestro alcance, permitirá tomar mejores decisiones para el cuidado de su salud. 2. Autoconocimiento y autoconciencia física y mental: Es importante conocer el estado de su salud para identificar los cambios que suceden en ella, tanto a nivel físico como mental. Hacer al menos un chequeo de rutina anual ayuda a mantener el conocimiento necesario. Otro aspecto importante es saber reconocer síntomas. Conocer los valores básicos como peso y estatura son fundamentales para el autoconocimiento físico.  Y, en el caso de la conciencia mental, reconocer los momentos donde puede sentirse más o menos abrumado, y poder gestionar los estímulos. 3. Actividad Física: Este es un conocido pilar del autocuidado. Es importante recordar que el ejercicio o actividad física a realizar debe adecuarse a las capacidades y gustos de cada persona y va desde caminar diariamente al menos 30 minutos, hasta practicar algún otro deporte o disciplina. Es recomendado mantener actividad física de 30 a 45 minutos 3 días a la semana. 4. Alimentación Saludable Los alimentos que consumimos determinan el tipo y cantidad de nutrientes que damos a nuestro cuerpo. Por esto una alimentación saludable es fundamental. La OMS define una dieta sana aquella que incluye frutas, verduras, legumbres, frutos secos y cereales integrales, a la vez que reducimos los alimentos procesados, el consumo de grasas, sal y azúcares. La mejor forma de mantener una dieta sana es cocinar en casa, para conocer los ingredientes usa en cada comida y seleccionar conscientemente aquellos alimentos a incluir o evitar. De ser posible una consulta con un profesional de salud, médico o nutricionista, ayudará a resolver dudas e identificar los mejores alimentos para su salud y autocuidado. 5. Prevención de riesgos La organización Panamericana de la Salud (OPS) identifica los factores de riesgo modificables que más impacto tienen para mejorar la salud de la población y minimizar las enfermedades no transmisibles. Adicional a la inactividad física y alimentación poco saludable los hábitos de riesgo a evitar son: el consumo de tabaco y consumo nocivo de alcohol. 6. Buena higiene: Al pensar en una buena higiene lo primero que puede venir a su cabeza es lavar las manos con frecuencia, bañarse diariamente o lavarse los dientes para prevenir caries y problemas de encías. Mantenga estos hábitos y adicional a esto, considere la calidad y cantidad de sueño como un aspecto importante para la buena salud. Buenos hábitos para el descanso ayudan a que su cuerpo y mente descansen y se recuperen cada día. 7. Uso racional de productos y servicios: Conocer los productos y servicios para el cuidado de la salud le permitirá tomar acciones de autocuidado. Este pilar incluye el uso de Medicamentos de Venta Libre o sin receta, que son medicamentos aprobados por las autoridades regulatorias debido a su seguridad y eficacia para ayudarnos a tratar síntomas o enfermedades leves con o sin necesidad de consultar a un médico. El uso correcto y responsable de estos medicamentos para el autocuidado de la salud requiere seguir las indicaciones en el empaque, etiquetas o folletos.   Ahora que ya conoce un poco más sobre los pilares del autocuidado es importante comenzar a integrarlos en su día para mejorar su salud. El autocuidado será parte de su vida practicándolo e informándose. Autocuidado, es salud.
Read more...

Chile: how health systems in Latin America can sustainably benefit from self-care as a public policy

For the Self-care Day in Chile articles were published in seven newspapers, talking about the importance of self-care and the results of the ILAR study on how health systems in Latin America can sustainably benefit from self-care as a public policy. Some news also featured an interview with Juan Thompson, ILAR's Executive Director. The Newspaper El Mostrador reached an audience of 185,000 people

You can access this and other articles here:

El Mostrador:  

https://www.elmostrador.cl/agenda-pais/2020/07/16/el-autocuidado-podria-tratarse-como-una-politica-de-salud-en-america-latina/#:~:text=Adem%C3%A1s%20de%20los%20ahorros%20generados,debido%20a%20condiciones%20no%20graves. 

Portal Red Salud: 

https://www.portalredsalud.cl/2020/07/30/dia-internacional-del-autocuidado/ 

Read more...

Colombia: ANDI created the campaign “#YoMeCuido”

ANDI created the campaign “YoMeCuido” with different materials that were distributed by social medial and press, aligned with the key messages of ILAR’s toolkit. A T.V. commercial “Autocuidadotu major aliado” was also developed and launched. For the self-care day ANDI in conjunction with the Ministry of Health and the Javeriana University published a press release on self-care. To read the press release visit here: http://www.andi.com.co/Home/Noticia/15762-autocuidado-una-medida-que-ayuda-a-evit
Read more...